• Escazú Ahora Chile

Lanzan campaña para que candidaturas presidenciales se comprometan con firma del Acuerdo de Escazú

Los aspirantes al Sillón Presidencial tienen tan solo 100 días para suscribir un compromiso formal con el movimiento ambientalista "Escazú Ahora Chile" en el que declaren firmar y ratificar el tratado en caso de llegar a La Moneda.

El día martes 10 de agosto, el movimiento por la justicia climática y ambiental, Escazú Ahora Chile, lanzó oficialmente su campaña #TodxsporEscazú que busca conseguir que la mayor cantidad de aspirantes al cargo de Presidente/a de la República posible suscriban un compromiso formal con el movimiento para que en el caso de salir electos firmen y ratifiquen el Acuerdo de Escazú antes del 22 de abril de 2022.


Para comprometerse, los candidatos cuentan con los cien días que restan para el cierre del periodo de campaña electoral, tiempo que tendrán para acercarse a la organización a través de sus distintas plataformas y suscribir su compromiso con este importante acuerdo medioambiental.


Quienes quieran apoyar la campaña desde la sociedad civil pueden hacerlo firmando la petición que se encuentra en el sitio web www.escazuahorachile.cl y sumándose al llamado ciudadano hacia las candidaturas presidenciales que les demanda propuestas concretas en sus programas de gobierno para enfrentar la crisis climática que vivimos como país.


Para quienes no lo sepan, el Acuerdo de Escazú es el primer tratado ambiental de América Latina y el Caribe y tiene como objetivo luchar contra las injusticias climáticas y ambientales que se viven en los diferentes países de la región dándole más derechos a la ciudadanía para que pueda defender su entorno.


En lo concreto, el acuerdo garantiza cuatro derechos fundamentales:

  1. El derecho a acceder a la información ambiental para saber cuestiones indispensables para el día a día, como cual es la calidad del aire que se está respirando o del agua que se está tomando.

  2. El derecho a ser tomados en cuenta a la hora de tomar decisiones que puedan afectar al medio ambiente, contando con mecanismos de participación directa y efectiva, donde se asegure que la voz de la ciudadanía sí sea escuchada.

  3. El derecho a acceder a la justicia en caso de que uno de esos derechos se vea vulnerado.

  4. El derecho a alzar la voz y comunicar lo que está pasando en el medio ambiente en un entorno seguro y propicio, libre de amenazas e inseguridades.

Para el coordinador de la campaña por la firma del Acuerdo de Escazú en Chile, Sebastián Benfeld, hoy el tratado es más importante que nunca: "Luego de conocidos los resultados del último informe del IPCC, la conclusión es una sola: los gobiernos deben tomar medidas concretas para enfrentar la crisis climática y hacerlo ahora. Ya vamos varios años tarde".


En este sentido, Benfeld destaca al Acuerdo de Escazú como un instrumento robusto y potente para combatir esta crisis. "Suscribir el compromiso con la firma del Acuerdo de Escazú es suscribir un compromiso con las generaciones actuales y las venideras. Escazú es un instrumento pionero en nuestra región y un paso fundamental para avanzar en la lucha contra la crisis climática".


"No podemos combatir eficazmente la crisis si no tenemos información suficiente sobre ella, tampoco lograremos proteger las reservas naturales que nos quedan si quienes luchan por su cuidado están siendo víctimas de amenazas y hostigamiento, ni mucho menos daremos con una solución definitiva a esta problemática si no escuchamos debidamente a todos los actores involucrados. Por eso la firma del Acuerdo de Escazú es tan importante. Es un paso para avanzar hacia un futuro más verde y justo", concluyó el coordinador de la campaña.


Hasta el momento el compromiso ha sido suscrito por el candidato presidencial del Frente Amplio, Gabriel Boric, y desde el movimiento aseguran que ya se encuentran en contacto con otras candidaturas, como la de Sebastián Sichel, para conseguir que también se sume a la campaña.


*Nota re-publicada por Portada Soñada, El Mostrador y El Desconcierto.

 

Puntos en los que el Acuerdo de Escazú contribuye a la lucha contra la crisis climática:


INFORMACIÓN: En esta materia el tratado garantiza que cada país que suscriba el acuerdo contará con uno o más sistemas de información ambiental actualizados, que incluirán, entre otros:

  • informes, estudios e información científicos, técnicos o tecnológicos en asuntos ambientales elaborados por instituciones académicas y de investigación, públicas o privadas, nacionales o extranjeras;

  • fuentes relativas a cambio climático que contribuyan a fortalecer las capacidades nacionales en esta materia;

  • un listado estimado de residuos por tipo y, cuando sea posible, desagregado por volumen, localización y año;

  • un listado de zonas contaminadas, por tipo de contaminante y localización;

  • informes sobre el estado del medio ambiente; y

  • textos de tratados y acuerdos internacionales, así como las leyes, reglamentos y actos administrativos sobre el medio ambiente

Además de que establece que:

  • Cada Parte tomará medidas para establecer un registro de emisiones y transferencia de contaminantes al aire, agua, suelo y subsuelo, y de materiales y residuos bajo su jurisdicción, el cual se establecerá progresivamente y se actualizará periódicamente

  • Cada Parte garantizará, en caso de amenaza inminente a la salud pública o al medio ambiente, que la autoridad competente que corresponda divulgará de forma inmediata y por los medios más efectivos toda la información relevante que se encuentre en su poder y que permita al público tomar medidas para prevenir o limitar eventuales daños. Cada Parte deberá desarrollar e implementar un sistema de alerta temprana utilizando los mecanismos disponibles

  • Cada Parte asegurará que los consumidores y usuarios cuenten con información oficial, pertinente y clara sobre las cualidades ambientales de bienes y servicios y sus efectos en la salud, favoreciendo patrones de consumo y producción sostenibles

PARTICIPACIÓN: En cuanto a la participación el tratado asegura que:

  • Cada Parte promoverá, según corresponda y de acuerdo con la legislación nacional, la participación del público en foros y negociaciones internacionales en materia ambiental o con incidencia ambiental, de acuerdo con las reglas de procedimiento que para dicha participación prevea cada foro. Asimismo, se promoverá, según corresponda, la participación del público en instancias nacionales para tratar asuntos de foros internacionales ambientales.

  • Cada Parte alentará el establecimiento de espacios apropiados de consulta en asuntos ambientales o el uso de los ya existentes, en los que puedan participar distintos grupos y sectores. Cada Parte promoverá la valoración del conocimiento local, el diálogo y la interacción de las diferentes visiones y saberes, cuando corresponda.

  • Las autoridades públicas realizarán esfuerzos para identificar y apoyar a personas o grupos en situación de vulnerabilidad para involucrarlos de manera activa, oportuna y efectiva en los mecanismos de participación. Para estos efectos, se considerarán los medios y formatos adecuados, a fin de eliminar las barreras a la participación

PROTECCIÓN DE DEFENSORES AMBIENTALES: Por último, en lo que respecta a la defensa de quienes luchan por la protección de los ecosistemas, el acuerdo señala que:

  • Cada Parte garantizará un entorno seguro y propicio en el que las personas, grupos y organizaciones que promueven y defienden los derechos humanos en asuntos ambientales puedan actuar sin amenazas, restricciones e inseguridad.

  • Cada Parte tomará medidas apropiadas, efectivas y oportunas para prevenir, investigar y sancionar ataques, amenazas o intimidaciones que los defensores de los derechos humanos en asuntos ambientales puedan sufrir en el ejercicio de los derechos contemplados en el presente Acuerdo.