• Escazú Ahora Chile

Repudio e indignación: Organizaciones sociales rechazan la aprobación del Proyecto Minero Dominga

Durante la jornada de hoy se llevaron a cabo múltiples manifestaciones a lo largo del país en contra de la iniciativa minera que se pretende instalar en la región de Coquimbo y que amenazaría fuertemente la rica biodiversidad del sector.

Por Joaquín Jara

El martes 11 de agosto, la Comisión de Evaluación Ambiental (Coeva) de Coquimbo aprobó el proyecto Minero Dominga, que amenaza con destruir gravemente a uno de los ecosistemas marinos más biodiversos de nuestro país. Esto justo un día después de que el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC) hiciera público un devastador informe sobre los efectos de la actividad humana en la crisis climática y calentamiento global.


Por esta razón, y en modo de mostrar su indignación, miles de personas a lo largo del país salieron a manifestarse en contra de esta determinación. Distintas organizaciones sociales han salido a rechazar la decisión tomada por la Coeva, sobre todo en el contexto de catástrofes a nivel global relacionadas al cambio climático que hemos conocido estas últimas semanas.


Isidora Riquelme, articuladora de la alianza socioambiental contra dominga, nos comenta que: "Decidimos manifestarnos debido a que es inaceptable estar horrorizados por el informe del IPCC, ver que avanza un proyecto extractivista en una zona de conservación el cual ha sido rechazado anteriormente en dos ocasiones por el daño que dejaría y no hacer nada. Más de 180 organizaciones nos articulamos para decir que defenderemos la madre tierra, avanzamos hacia la articulación nacional para responder ante los problemas socioambientales que nos aquejan". En Santiago, al termino de la manifestación del día viernes, los activistas llevaron acabo una jornada de reforestación frente al Centro Cultural Gabriela Mistral. Iniciativa en la que también participó el movimiento Fridays For Future Santiago, quienes se dedican a realizar intervenciones sociales directas. En conversaciones con Escazú Ahora Chile, Ágata Ruz, señaló que: "Hoy Fridays For Future Santiago decidió manifestarse en las calles como parte de la Alianza Socioambiental por la reciente aprobación del proyecto minero portuario Dominga", en lo que fue la primera actividad presencial del movimiento desde que inició la pandemia. "Es sumamente importante para nosotres volver a la presencialidad y demostrar nuestra indignación hacia las medidas políticas actuales que se relacionan con el medio ambiente y aunar a más personas en la presente lucha socioambiental", concluyó.

El Archipiélago de Humboldt es un sitio único en el mundo, que cuenta con especies icónicas como los pingüinos de Humboldt, las ballenas jorobadas, los chungos y otras que en estos momentos se encuentran amenazadas y con riesgo de extinción debido a la actividad humana. Su gran biodiversidad la ha llevado a ser catalogada como un “Hope Spot” por diferentes organizaciones internacionales, lo que implica que se trata de un área ecológicamente tan única en el mundo que debiese ser protegida como un santuario para su conservación.


La instalación de Dominga significaría la intervención irreparable de esta zona mediante la instalación de plantas desaladoras y torres de alta tensión, además de otras posibles amenazas como derrames de hidrocarburos y la colisión de embarcaciones con los cetáceos que llegan hasta aquellas costas.


Todo ello contribuiría a la pérdida de biodiversidad, la extinción de especies amenazadas (como el mismo pingüino de Humboldt) y el desencadenamiento de desastres ambientales posteriormente irreversibles. Por todo ello el proyecto ya había sido rechazado en dos oportunidades y en estos momentos se encuentra siendo judicializado ante la Corte Suprema. Sin embargo, pese a su reciente aprobación por parte de la Coeva, aún hay esperanzas. Desde el movimiento Chao Pescao, que han impulsado fuertemente la demanda por la protección del Archipiélago, señalan que apelarán la votación del proyecto ante el Comité de Ministros para la Sustentabilidad. “Bajo ningún escenario la aprobación y aprobación del 11 de agosto implica la construcción del proyecto. Desde las comunidades y el mundo ambiental no vamos a bajar los brazos hasta que minera Dominga deje de existir. Lo que sucedió es una vergüenza, más aún considerando la emergencia climática que estamos viviendo”, señaló la organización en sus redes sociales.


Por último, desde el movimiento por la justicia climática y ambiental, Escazú Ahora Chile, también nos sumamos a rechazar tajantemente el avance de este proyecto. Hechos como estos nos recuerdan la importancia de la firma del Acuerdo de Escazú como un instrumento que nos permitirá desarrollar una institucionalidad ambiental eficaz, acorde a los tiempos que vivimos y que defienda a los ecosistemas y no a las grandes industrias.