• Escazú Ahora Chile

COP26 vive horas decisivas

Este sábado la XXVI Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Cambio Climático de la ONU vivirá momentos cruciales. Los más de 195 países asistentes a la instancia deberán votar el acuerdo final de la conferencia en una especie de "todo o nada", que marcará el rumbo climático de la tierra para los próximos años.

Estamos en medio de una emergencia climática. Según un estudio publicado esté miércoles por Natura, en que se analiza la evolución de la temperatura global desde la última glaciación, el calentamiento global ha alcanzado un nivel sin precedentes en los últimos 24 mil años.


Al respecto, Matthew Osman, principal autor del informe señaló a Radio Biobio: "El hecho de que nos encontremos ahora tan lejos de los límites considerados normales es motivo de alarma y debería sorprender a todo el mundo", agregando que "para mí, ser capaz de visualizar la evolución durante 24 mil años en el lugar en el que estoy hoy sentado, o donde crecí, realmente da una idea de la gravedad del cambio climático".


El mismo día en que Osman hacía pública su investigación, Alok Sharma, Presidente británico de la COP26, hizo público el primer borrador de las negociaciones celebradas en la instancia, haciendo historia al incluir en él menciones explicitas hacia la importancia de dejar de quemar combustibles fósiles y que los Estados detengan las subvenciones a sus empresas.

Tras la publicación de ese primer borrador, el gran lobby de países como Arabia Saudita, China y otros, logró suavizar esas palabras y modificar el lenguaje con que quedó redactado el texto final, posibilitando que los países sigan quemando combustibles fósiles durante los próximos años.


Al respecto Juan Pablo Osorio, jefe de la delegación de Greenpeace en la COP26, criticó que el lenguaje en términos de combustibles fósiles se haya vuelto más débil, hablando solo sobre una "aceleración en la salida de los combustibles fósiles" y no un fin definitivo a su explotación. Además de enfatizar que el texto final "habla de acelerar esfuerzos", pero "no dice que haya que lograrlo".


Por su parte, la Directora Ejecutiva de la misma organización señaló que: "La línea clave sobre los combustibles fósiles sigue estando en el texto. Es débil y comprometida, pero es un avance, y tenemos que seguir luchando para mantenerla ahí y reforzarla. La sesión plenaria de hoy podría ser testigo de un momento decisivo, ya que existe un grupo de naciones que pretende eliminar esa línea del acuerdo y diluir los planes para obligar a los países a volver el año que viene con mejores planes de emisiones".


Agregando que: "El lenguaje sobre el carbón y las subvenciones incluye ahora una referencia a una transición justa y eso es muy bienvenido. Los intereses de los combustibles fósiles deben ser advertidos: el acuerdo que está sobre la mesa es débil, pero si lo destruyen tendrán que responder ante los jóvenes, ante la gente que está en primera línea de los impactos climáticos y, en última instancia, ante la historia. Hoy los ojos del mundo están puestos en Glasgow y las voces más fuertes en la sala deben ser las de las naciones que ahora luchan por sus vidas".


Por último, Jennifer Morgan también apuntó a los países desarrollados, especialmente Estados Unidos: "Tienen que dar un paso adelante en materia de financiación, apoyando a las naciones vulnerables para que aumenten la financiación pública de la adaptación y reconozcan las pérdidas y los daños que están sufriendo por los impactos climáticos. Incluso a estas alturas, el presidente Biden debería enviar una señal a su equipo en Glasgow de que no deberían bloquear la financiación pública para la adaptación y la financiación de las pérdidas y daños de las naciones más ricas a los países en desarrollo amenazados por el rápido aumento de las temperaturas". NOTICIA EN DESARROLLO