• Escazú Ahora Chile

Orietta Llauca: “Es importante defender a quienes defendemos la tierra para futuras generaciones"

En conversaciones con la campaña “Escazú Ahora Chile”, la mujer mapuche que recientemente recibió amenazas de muerte por su trabajo como abogada ambientalista relató parte de su experiencia empujando causas ambientales y reafirmó la importancia de que Chile adhiera prontamente al Acuerdo de Escazú.


Orietta Llauca Huala es una mujer mapuche, abogada ambientalista y una férrea defensora de la Ñuke Mapu (madre tierra). Su activismo ha estado enfocado principalmente en la defensa de los humedales, ríos, lagunas, bosques nativos y caminos ancestrales del sur de Chile, donde ha podido acompañar a comunidades mapuche-huilliche en procesos de consulta indigena realizados en el marco de la aplicación del convenio 169 de la OIT y empoderar a personas y agrupaciones enseñándoles sus derechos y cómo ejercerlo mediante la realización de escuelas de derecho itinerante.


Su lucha encuentra su lugar en el deber de protección y defensa que le asiste como humana mapuche huilliche para con nuestra Madre Tierra, la que según Llauca “aún guarda en su vientre a las futuras generaciones”.


Sin embargo, pese al indudable aporte de Orietta a la protección y conservación de nuestro medio ambiente, el pasado lunes 24 de enero, sujetos desconocidos le escribieron para decirle que matarían a su hijo de 17 años si no abandonaba su activismo.


“A eso del medio día sonó mi teléfono. Lo revisé de inmediato y lo que me había llegado, vía Messenger, era una amenaza de muerte a mi hijo menor de edad. El mensaje textual dice: "Te vamos a matar al huacho. Déjate de sublevar". Claramente cuando uno lee ese mensaje de inmediato se da cuenta que no es una amenaza a Orietta Llauca por algo personal, sino que hay palabras clave como sublevar que nos llevan a sospechar que la amenaza viene y tiene como objetivo intimidarme para que no continúe con mi trabajo como abogada ambientalista y defensora del pueblo mapuche”, relató al medio Interferencia hace unas semanas.


La amenaza ocurrió a tan solo semanas de que el tercer tribunal ambiental notificará a dos inmobiliarias en Puerto Montt sobre la demanda que Orietta les interpuso por el daño que ocasionaron en algunos humedales de la Región de los Ríos.


“Los humedales son vida”, dice Llauca, quien nos comentó que “la Región de los Lagos es la segunda donde más humedales hay. Tiene más de 150.000 hectáreas de humedales. Lo que es una tremenda responsabilidad para nosotros”


El pasado 2 de febrero, a propósito del día mundial de los humedales, conversamos con Orietta sobre su activismo y la importancia del Acuerdo de Escazú para la protección efectiva del medio ambiente. “La ratificación del Acuerdo de Escazú -tratado que mejora escenario normativo para poder defender el medioambiente- asegura un conocimiento con sentido. Es importante porque habla de justicia ambiental”, señaló.


“Me gusta el estatus que le da a las organizaciones medioambientales. La ciudadanía ha cumplido lo que el Estado no ha hecho, con los costos que eso significa”, comentó Orietta, quien además considera esenciales las aportaciones que este tratado hace en materia de educación ambiental.


Cabe recordar que el Acuerdo de Escazú no tan solo es el primer acuerdo ambiental de América Latina y el Caribe, sino también el único en el mundo que incorpora disposiciones específicas para proteger a los defensores de derechos humanos en asuntos ambientales. Sobre eso, Llauca nos comentó: “Es importante defender a quienes defendemos la tierra para las futuras generaciones, para que los niños y niñas no sufran y los ancianos no dejen este mundo tristes”.


Actualmente son 24 los países de la región que han suscrito el acuerdo, siendo Chile una de las pocas naciones que aún no lo suscriben, manteniendo en un estado de desprotección absoluta a las y los defensores del medioambiente, quienes día a día se encuentran expuestos a este tipo de ataques y amenazas.