• Escazú Ahora Chile

Tribunal Internacional de los Derechos de la Naturaleza se pronuncia sobre Chile

El día 3 de noviembre de 2021, en Glasgow, Escocia, se dieron a conocer los veredictos del Quinto Tribunal Internacional de los Derechos de la Naturaleza. Dentro de sus sentencias, el Tribunal ordena "la paralización inmediata de las termoeléctricas a carbón AES-GENER en la Bahía de Quintero" y alenta a las y los convencionales a "la incorporación de la Naturaleza como sujeto de derechos en la nueva constitución chilena".

El Tribunal Internacional de los Derechos de la Naturaleza es una iniciativa creada por la sociedad civil para proporcionar una alternativa sistémica a la protección del ambiente y reconoce que los ecosistemas tienen derecho a existir, persistir, mantener y regenerar sus ciclos vitales, con legitimación legal en los tribunales.


El Tribunal fue establecido por la Alianza Global por los Derechos de la Naturaleza en enero de 2014 con la intención de crear un foro para que personas de todo el mundo hablen en nombre de la Naturaleza, para evidenciar la destrucción de la Tierra, identificar a quienes la destruyen, gobiernos, corporaciones y otros, y hacer recomendaciones reales sobre la protección y restauración de la Tierra.


En su última edición, el tribunal emitió un veredicto que reconoce la emergencia climática actual y el inminente colapso ecológico global, "cuya gravedad no puede subestimarse". En su introducción el texto advierte explícitamente que si seguimos en la misma dirección, para el año 2100 el cambio climático provocará que al menos la mitad de todos los mamíferos, aves, reptiles, anfibios y especies de plantas se enfrenten a extinciones específicas en cada región del planeta y que los impactos de las variaciones del clima en la temperatura global provocarán una crisis en el abastecimiento de alimentos para la población mundial sin precedentes, que pondrá en riesgo la supervivencia de nuestra propia especie.


En ese sentido, el Tribunal declara que una vez estudiada la situación climática y ambiental de varias zonas del mundo y contrastada con la Declaración Universal de los Derechos de la Madre Tierra, ha encontrado "graves violaciones de varios de los Derechos de la Madre Tierra y de los seres que la componen, incluyendo pero no limitados al: derecho a la vida y a existir (Art 2 (1) (a); el derecho a ser respetado (Art 2 (1) (b)); el derecho a continuar sus ciclos y procesos vitales libres de perturbaciones humanas (Art 2 (1) (c ); el derecho a mantener su identidad e integridad como un ser distinto, autorregulado e interrelacionado (Art 2 (1) (d); el derecho a la salud integral (Art 2 (1) (g) ; el derecho a estar libre de contaminación, polución y desechos tóxicos o radiactivos (Art.2 (1) (h) y el derecho a que su estructura genética no sea modificada o alterada de manera que amenace su integridad o funcionamiento vital y saludable (Art. 2 (1) (i))".


Sobre los casos de contaminación estudiados, "el Tribunal expresa su rechazo frontal a las prácticas de depredación planificada que se dan a través de la determinación de territorios destinados al sacrificio; así como a las prácticas extractivistas, principalmente petrolera y minera, lo cual provoca tremendas afectaciones a la Madre Tierra".


Agregando que: "teniendo como referente el caso chileno", el tribunal resuelve:

  • Ordenar la paralización inmediata de las termoeléctricas a carbón AES GENER en la Bahía de Quintero.

  • Ordenar la inmediata reparación de todos los ecosistemas afectados por la actividad generada por las termoeléctricas.

  • Derogar el decreto por el cual se designó a la Bahía de Quintero de uso preferentemente portuario.

  • Ordenar al Estado chileno la creación de un área protegida marina de acuerdo con la normativa interna.

  • Alentar la incorporación de la Naturaleza como sujeto de derechos en la nueva constitución chilena.

La incorporación de estos requerimientos fue posible gracias a las exposiciones realizadas por Katta Alonso y Hernan Ramirez, de la agrupación Mujeres en Zona de Sacrificio en Resistencia, ante el Tribunal. Si bien el Tribunal no es vinculante, sus veredictos y análisis legales significan un modelo ético y jurídico a seguir como ejemplo para la implementación de los Derechos de la Naturaleza. Por lo que se espera que el Estado chileno tome cartas en el asunto tras la emisión de este fallo.