• Escazú Ahora Chile

Diez años de varamientos y contaminación: la realidad de los habitantes de Quintero y Puchuncaví

En la última década el fenómeno de los varamientos de carbón ha sido sumamente recurrente en la bahía de Quintero-Puchuncaví. Desde 2012 hasta la fecha, la cifra supera los mil casos. Además de esto, el año pasado hubo cuatro derrames de petróleo que afectaron las playas de esta reconocida zona de sacrificio.

Por Andrés Yuri, Joaquín Jara y Camila Altamir

Luego de que durante el 2021 hubieran más de cien varamientos en las playas de Quintero y Puchuncaví, la situación no parece detenerse. A dos meses de comenzado el año ya van ocho varamientos de carbón en la zona.


A comienzos de esta semana la playa de Las Ventanas, nuevamente, amaneció con restos de carbón, situación que se ha mantenido durante tres días consecutivos y que tiene cansados a los y las vecinas del sector.


Desde la organización Mujeres en Zona de Sacrificio en Resistencia, llevan años denunciando cada uno de los varamientos ocurridos en la zona de Quintero-Puchuncaví, dejando en evidencia la negligencia de las empresas que operan en la zona. Pero a pesar de la gran cantidad de denuncias realizadas, hasta la fecha no ha habido ningún tipo de solución por parte de las autoridades.


Katta Alonso, presidenta de la agrupación, se ha encargado de denunciar estos hechos desde hace años. A través de una entrevista realizada por Escazú Ahora Chile, afirmó que tras un fallo de la Corte Suprema se dictaminaron quince medidas para trabajar en la investigación y fiscalización de lo que está sucediendo en la zona, pero que a más de dos años del establecimiento de este dictamen, no se ha cumplido con ninguna de ellas. Además, enfatizó en que luego de todo este tiempo, siguen sin saber qué es lo que contiene el aire que respiran y cuales son sus efectos en la salud de las personas y los ecosistemas.


Por otro lado, Carlos Vegas, pescador de la zona y ahora Consejero Regional por la provincia de Valparaíso, también conversó con nuestra organización y denunció que "las autoridades no tienen idea en qué momento se producen los varamientos, pero nosotros sí", haciendo alusión a una vez en que la ex-ministra de Medio Ambiente, Carolina Schmidt, señaló que las marejadas eran las culpables de este fenómeno, siendo que esto no es así. Según Carlos, los varamientos "se producen cuando el mar está calmo", remarcando que si una ministra de Estado no sabe, "es porque no le interesa".


La evidencia científica arroja que las termoeléctricas de carbón producen grandes daños a la salud de las personas, debido a la alta exposición a contaminantes tales como material particulado, dióxido de nitrógeno, dióxido de azufre, dióxido de carbono y mercurio. Estos afectan al mar, el aire y la tierra, por lo que perjudica directamente la salud de las personas de los poblados cercanos.


Es por esto que desde diferentes movimientos y agrupaciones ambientalistas, incluida Escazú Ahora Chile, exigimos a las futuras autoridades tomar cartas en el asunto y asegurar una descarbonización ambiciosa que termine prontamente con las graves violaciones a los Derechos Humanos que actualmente ocurren en la bahía casi diariamente. Así mismo, de forma paralela es importante que el futuro Gobierno impulse medidas tendientes a la reparación del daño provocado en la zona durante los últimos 60 años. Para todo ello, un buen punto de partida será el de asegurar la implementación de todas las sentencias ya emitidas por los tribunales de justicia en esta materia, incluida la limpieza del fondo marino.